Una charla coloquio celebrada en la Salón Cultural de Cajamar recogió el viernes un balance de las actividades realizadas durante 2014 y una valoración de lo conseguido.

 

Entre las expectativas para la segunda parte de la conmemoración Alfonso Rubí y Eusebio Villanueva desvelaron que hay proyectos sobre la Alcazaba redactados, pagados, y guardados desde hace años en cajones, y que podrían ejecutarse ahora, y destacaron la necesidad de difundir el Milenio en el exterior de nuestra provincia.

 

Difundir el Milenio fuera de nuestra provincia. Esa es la gran asignatura pendiente de la conmemoración que esta semana cumple su ecuador, en opinión del arquitecto Alfonso  Rubí, presidente de la Plataforma del Milenio del Reino de Almería, expuesta en un coloquio que se celebró el viernes en la Casa de la Mariposas. Para ello apostó por promover el turismo cultural impulsado por el rico y atractivo patrimonio que nos ha llegado del siglo XI, que está desaprovechado, por desconocimiento del mismo y por falta de iniciativas.

La oportunidad más inmediata para poner en marcha un proyecto turístico basado en el patrimonio de nuestro Reino es la próxima Feria Internacional de Turismo (FITUR) que se va a celebrar entre el 28 y el 31 de este mes en Madrid y que es la más importante del mundo en este sector. A la del año pasado solo llevó este tema la Plataforma, de la mano del Centro de Iniciativas Turísticas. Las administraciones alegaron que como no había nada programado, promocionar el Milenio hubiera sido “vender humo”. Pero este año las circunstancias son muy distintas, con la conmemoración en marcha después del cambio de actitud adoptado por las administraciones respecto de la efeméride. La Plataforma está trabajando intensamente para que este año el Milenio forme parte del núcleo de la promoción de la provincia ante el mundo.

Rubí también abogó porque Almería se convierta en uno de los destinos prioritarios del turismo halal en Europa. El número de turistas procedentes de países islámicos ha crecido de manera espectacular en los últimos años, y con ellos los ingresos correspondientes. Este tipo de turismo plantea una serie de necesidades  que hay que prepararse para atender, por lo que la Plataforma tiene prevista la celebración de una jornada para empresarios del sector, que será impartida por el Instituto Halal de Córdoba, encargado de otorgar unos certificados específicos que solo dos empresas almerienses poseen por el momento.

Junto con este objetivo de la Plataforma de difundir el Milenio en el exterior, su presidente mencionó otros dos para lo que queda de conmemoración. El primero de ellos, “traer el siglo XI al siglo XXI”: durante la primera mitad de la celebración se han organizado multitud de actividades para conocer cómo era nuestro Reino en el siglo XI, pero debemos aprovechar el Milenio para analizar el estado del patrimonio que nos ha llegado de entonces a nuestros días, para revalorizarlo y utilizarlo como un instrumento de progreso de nuestra provincia. La Plataforma pretende, entre otras cosas, organizar unas jornadas sobre la Alcazaba del siglo XXI para analizar su estado, sus necesidades, sus posibilidades de mejora, su funcionalidad, y su integración en el entorno y en toda la ciudad. Y su proyección turística junto con todo el rico patrimonio provincial de la época.

Relacionado con ese segundo objetivo, planteó el tercero: “promover actuaciones que se conviertan en recursos permanentes de la ciudad, y no sólo actividades efímeras como son la casi totalidad de las que se han organizado”. En este sentido, el también arquitecto Eusebio Villanueva comentó la existencia de varios proyectos, redactados desde hace años y “guardados en un cajón”. Uno de ellos elaborado por él mismo en 2003, para la mejora de la accesibilidad de la Alcazaba y su entorno, y otro para la restauración de la muralla norte, redactado en 2009. También se habló de un proyecto preparado por el arqueólogo Francisco Alcaraz para conjuntar todos los estudios arqueológicos (más de cuatrocientos) que se han elaborado en la ciudad en los últimos treinta años, y que se encuentran todos dispersos.

Alfonso Rubí, Eusebio Villanueva y Ana Raya en el salón cultural de Cajamar

Alfonso Rubí, Eusebio Villanueva y Ana Raya en el salón cultural de Cajamar

El balance

Durante los seis meses pasados se ha celebrado un mosaico irregular de muchas actividades, pero aún hay una gran parte de almerienses que siguen sin conocer este periodo, que fue el más brillante de la historia de la ciudad y de la provincia. Este es uno de los objetivos iniciales de la Plataforma en el que su presidente comentó que había que seguir insistiendo. Rubí dio un repaso a todas las actividades celebradas, cuyos promotores, “las han organizado sin trabajar unidos, por lo tanto con un método taifal, ya que taifa significa partido o bando independiente: sigue siendo casi imposible que en Almería nos pongamos de acuerdo (ni las administraciones, ni la sociedad civil) para acometer proyectos colectivos”.

Destacó el arquitecto almeriense el concurso del logotipo oficial del Milenio con apoyo del Ayuntamiento de Almería, cuya Concejalía de Cultura destacó como el ente administrativo que se ha mostrado más receptivo. Comentó después el programa conjunto de actividades que se publicó en julio, la Marcha popular del 19 de ese mes, las actividades del verano en la Alcazaba y sus Jornadas Técnicas de noviembre, la contribución de la Diputación a través del Instituto de Estudios Almerienses con la edición de varios libros y una exposición itinerante coordinada por el arqueólogo Lorenzo Cara, y las rutas y conferencias organizadas por la Asociación de Amigos de la Alcazaba y la fundación Ibn Tufayl con apoyo público en algunos casos. Y la exposición de Personajes del Milenio en la inauguración del Centro de Interpretación Patrimonial.

La Junta de Andalucía, explicó Rubí, ha tratado de realzar la conmemoración del Milenio con la presencia de la presidente Susana Díaz en dos ocasiones, con motivo de la Gala del Milenio y con la grabación en la Alcazaba del mensaje de fin de año a los andaluces. La delegación de Educación está elaborando un material escolar que se repartirá en todos los colegios de la provincia, y el Museo Arqueológico prepara una gran exposición para la primavera. Y citó las contribuciones hechas por otras delegaciones y organismos de la Junta.

El presidente la Plataforma del Milenio agradeció también el apoyo de las subdelegaciones del Gobierno Central y de Defensa, e instó a la Universidad de Almería a implicarse más en la conmemoración, además de las seis conferencias de gran nivel que ha organizado, y de la publicación del tratado de Agricultura de Ibn Luyún, un almeriense de la época. Comentó que el rector, Pedro Molina, se ha hecho recientemente socio de AMRA.

Los medios de comunicación también han tenido un papel relevante, en primer lugar cumpliendo razonablemente su función de informar sobre las actividades, pero además con aportaciones singulares, entre las que destacó la Gala organizada por el Diario de Almería, los cuadernillos especiales de este mismo diario (cuyo peso lo llevó Antonio Sevillano) y de La Voz (éste preparado por el profesor Tonda) y las Capitulaciones restauradas por cuenta de El Ideal.

Finalmente citó a otras entidades como la Escuela de Artes, Verdiblanca, La Guajira, La Oficina, asociaciones de vecinos, colegios,… y pueblos como Canjáyar, Senés, Santa Fé, Carboneras, Gérgal,… que se vienen sumando a las celebraciones de distintas maneras.

Con todo lo anterior, a juicio de Rubí, se ha contribuido bastante a la consecución de dos de los tres objetivos planteados inicialmente por la Plataforma del Milenio, “profundizar en el conocimiento científico del Reino” y “difundir esos hechos entre los almerienses”, pero aún se puede hacer mucho más en ambos aspectos, y sobre todo en relación con el tercer objetivo, que era “proyectar nuestro patrimonio fuera de nuestra provincia y en el extranjero” sobre lo que no se ha hecho prácticamente nada, insistió.

Para corregir esa carencia, además de que el Milenio esté presente en FITUR, la Plataforma tiene previsto organizar unos Encuentros económico-culturales con Argelia y con Marruecos, y quizás con algunos otros países, para estrechar la relación de Almería con el Magreb y con todo el mundo islámico moderno y civilizado, “con el que tenemos la obligación de entendernos y de apoyarlos frente a las facciones fundamentalistas que también constituyen una amenaza para ellos” acabó diciendo Rubí, que invitó a todos los almerienses a insistir en el aprovechamiento de esta oportunidad “histórica”, puesto que no se presenta más que una vez cada mil años.